Gestoría Carrasco asesores expertosQué significa tener residencia fiscal en España.

Según el art. 8 de la Ley del IRPF, se entiende que un contribuyente tiene su residencia habitual en España cuando:
  1. Permanezca más de 183 días, durante un año natural, en territorio español.
  2. Radique en España el núcleo  principal o la base de sus actividades o intereses económicos, de forma directa o indirecta.

Cuando un extranjero vive más de la mitad del año en España, recibe una pensión u otro tipo de ingresos de su país de origen, pero no los declara en España porque piensa erróneamente que no está obligado a ello dado que en su país de origen le practican retenciones sobre su pensión para el impuesto sobre la renta, puede llevarse una sorpresa desagradable y recibir una carta de la Agencia Tributaria reclamándole los impuestos de los últimos 4 años más las correspondientes sanciones e intereses de demora.

España tiene suscritos convenios para evitar la doble imposición y la evasión fiscal con la mayoría de los países, de manera que la mayor parte de los ingresos obtenidos por una persona tributan en el país donde residen salvo, en algunos casos, las pensiones de jubilación percibidas como consecuencia de haber trabajado como funcionario público en el país de origen por ejemplo, policía, militar, profesor, etc.
 
Actualmente España está cruzando información de relevancia financiera y fiscal de forma automática con más de cincuenta países con la finalidad de evitar la evasión fiscal. Por tanto si una persona viene a España con la intención de pasar la mayor parte del año en el país conviene realizar todos los trámites oportunos para evitar sorpresas desagradables y tributar donde corresponda en función del convenio de doble imposición aplicable.
En primer lugar hay que comunicar a las autoridades  de ambos países, el de origen y el de destino, la residencia en el segundo, para evitar la doble imposición y tributar por los ingresos, bien sean pensiones de jubilación públicas o privadas, rendimientos de cuentas bancarias, dividendos etc, en el lugar donde corresponda tributar en función del convenio de doble imposición firmado entre ambos países.
 
Si pretende traer con usted su coche de su país de origen debe saber que deberá matricularlo en España, pudiendo beneficiarse de una exención en los impuestos de matriculación del vehículo si se hace en un plazo determinado desde el momento en que se traslada a su nuevo domicilio. En caso de no hacerlo puede encontrarse con la desagradable sorpresa que las autoridades le sancionen y le retiren el vehículo hasta haberlo matriculado y pagado los impuestos correspondientes. También deberá canjear su permiso de conducir por un permiso de conducir Español.
 
En el caso en que tenga bienes fuera de España por un importe superior a 50.000 € deberá realizar una declaración a principios de año mediante el modelo 720 de la Agencia Tributaria para comunicar toda la información sobre dichos bienes. El hecho de no hacerlo o declarar fuera de plazo puede acarrear importantes sanciones. Por último todos los años deberá presentar el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas en caso de que esté obligado a ello.
 
 
 
 
 
Cerrar menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Saber más sobre cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies